¿Educación maker o educación changemaker? (2)

17:00 Eduard Muntaner Perich 0 Comments

 

Continúo mis reflexiones iniciadas en el artículo anterior. Mientras conducía un taller para niños en uno de los makerspaces de Project DEFY, pensaba en cómo puede pasarse de una educación maker a una educación changemaker: ¿cómo podemos ayudar a que los niños empaticen con los problemas de los demás y aporten soluciones innovadoras? O, ¿cómo hacemos que sepan que tienen capacidad para producir cambios positivos en su entorno? Es obvio que el mundo actual presenta retos enormes y necesita personas con capacidad de afrontarlos. 

Existen experiencias como las de Ashoka, que reconoce a algunas escuelas con el sello Changemaker School si cumplen una serie de requisitos: educar a sus alumnos en habilidades como la empatía, el trabajo en equipo, la creatividad, el liderazgo y la resolución de los problemas. 

Pienso en los niños que tengo delante. En el makerspace realmente aprenden, comparten conocimientos, experimentan y descubren sus propios intereses —lo cual es genial—, y lo hacen de una forma mucho más natural que en las escuelas, pero ¿y la conciencia de su entorno, tanto local como global? ¿Y la preocupación por el bien común?

Sigo con mi taller. Sé que estoy ayudando a desarrollar la creatividad o las habilidades de trabajo en equipo de esos niños, pero por la puerta de entrada del centro, que siempre está abierta, veo duras escenas de pobreza —como las que se pueden ver en cualquier pueblo de los alrededores de Bangalore. 

Pensando en este contexto concreto, lo primero que se me ocurre es que sería fantástico ligar la filosofía maker que se vive dentro de esas paredes con metodologías como el aprendizaje-servicio, generando proyectos creativos para solucionar problemas de la comunidad. 

La creatividad, la resolución de problemas y el trabajo en equipo están muy bien, pero sin empatía ni valores, no se puede hablar realmente de agentes del cambio. El Project DEFY prefiere no hablar de maestros, ni tan sólo de facilitadores o guías, sino de participantes, el mismo término que usan para los niños y jóvenes. Pero esos participantes mayores, encargados del funcionamiento del centro, son precisamente la joya de ese proyecto. Son verdaderos mentores, que transmiten la empatía y los valores que antes mencionaba.

También podrían gustarte

0 comentaris: